Un respirador para la democracia

Category: Blog Republicano

Por Darío Lopérfido

El problema del coronavirus está dejando al desnudo un problema crónico en la Argentina: el desprecio por la libertad y las tendencias hegemónicas de los políticos argentinos.

El gobierno nacional funciona sin control. La Justicia está, insólitamente, de vacaciones por la feria que decretó la Corte Suprema. El Congreso está cerrado sin explicación ni justificación alguna. En casi ningún país serio ocurre eso. Este escenario se parece más a una monarquía que a una democracia. El oficialismo genera esta situación y la durmiente oposición realiza un seguidismo que oscila entre la mediocridad y la complicidad. Según el artículo 35 del reglamento de la Cámara de Diputados basta que diez diputados pidan una “sesión especial” para que se lleve a cabo. Algo así podría servir, al menos, para sentar posición sobre algunos temas.

Nota completa publicada en Infobae el domingo 19 de abril de 2020.