EL RIESGO DE GOBERNAR CON LA MAFIA

Por Darío Lopérfido

En estos días el disparate argentino estuvo en su plenitud y una gran cantidad de cosas llamaron la atención. Existen situaciones de una gravedad inusitada y el Gobierno festeja idioteces o proclama cosas que a los dos días cambian. Mientras tanto, los militantes de ese sindicato del crimen de nombre kirchnerismo festejan alegremente las bobadas. La única preocupación del militante kirchnerista consiste en hacer lo que sea para bombardear los procesos judiciales de CFK y los de algunos de los millonarios que están en prisión, además de asegurar sus respectivos conchabos. Cuando un kirchnerista habla de su preocupación por la pobreza siempre está hablando de su pobreza y la de su familia. La del resto de la población, le importa poco. Por algo lo primero que hicieron, con total descaro, fue eliminar el decreto del gobierno anterior que prohibía que hubiera familiares ocupando cargos públicos. Si al peronismo le quitan la posibilidad de tener varios familiares en la administración pública, le quitan gran parte de su razón de ser. Tener a toda la prole viviendo del Estado es de las pocas cosas que se toman seriamente.

Nota completa en Infobae publicada el domingo 23 de febrero de 2020.